Cuando eramos niños nos entreteníamos todo el día con cosas tan extrañas pero a la vez tan significativas para nosotros. ¡Todo era una aventura!

¿Os acordáis de lo que pasaba por vuestra mente cuando erais pequeños?

Muchos despertábamos por las mañanas imaginando que nuestras madres nos habían preparado para desayunar esas montañas de hot cakes que salían en los dibujos animados y a pesar de no ser así, nos divertíamos pensando en lo mucho que sufrían los cereales al ser atrapados por la terrorífica cuchara que los introducía en nuestras fauces! Familias enteras de cereales fueron destruidas durante los desayunos.

Los juegos en el recreo, persiguiendo a cualquiera que se pusiera por delante, dando collejas o recibiéndolas, lanzando bolitas de papel con las fundas de los bolígrafos… ¿sabéis que ahora existen lapices tirachinas? Sí, los vi el otro día en una papelería. En mi infancia hubiera arañado, pataleado y gritado hasta la saciedad por uno de esos aunque admito que era mucho más divertido crear nuestros propios juguetes. No había mayor satisfacción que hacer tu propio tirachinas con una goma de pelo, unos lapices y mucho celo.

En el colegio lo pasé bien, a pesar de haber sufrido bullying durante la primaria. Yo era de las que terminaba viajando al rinconcito de mi mente donde todo era posible y pocas veces me llegaban a afectar los malos comentarios y los desprecios, aunque tambien tuve buenos amigos que me ayudaron a hacerlo más llevadero.

Después había que llegar a casa y merendar frente a la tele viendo todos los dibujos que ponían y hacer berrinche cuando nuestras queridas madres nos llamaban para hacer los deberes… ¡ah! sí, no sé vosotros pero para mi a partir de ese momento el día iba perdiendo. Había sido fantástico, emocionante, pero ir a hacer los deberes significaba que dentro de unas horas estarías en cama. Y sí, al menos para mi, ese era el peor momento del día. Intentaba alargar todo lo posible mis horas despierta para no tener que ir a cama y quedarme a solas con la oscuridad. Recuerdo hacerme la remolona en la sala mientras mi madre terminaba de limpiar la loza de la cena. Cuando escuchaba que terminaba intentaba esconderme por algún sitio para que mi madre perdiese tiempo buscándome y así no ir a cama.

Y aquí llega lo irracional de los miedos infantiles… “Deja la puerta abierta y la luz encendida del pasillo” le decía yo a mi madre.

¡¡¡¡¿EN SERIO?!!! ¡¡¡Pero cierra la puerta!!! O es que no nos dábamos cuenta de que así era más fácil que entrase alguien. O es que no veíamos que era más probable que viésemos las sombras de algún monstruo que se acercaba babeando por el pasillo con la intención de chuparnos TOOOOOODA la sangre.

Mi santa madre tenía que arroparme de tal manera para que a los monstruos les fuese imposible destaparme y comerme. Lo que no me daba cuenta es que para los monstruos yo era un taco la mar de apetecible.

A mis 30 años, yo Marta, sigo teniendo un miedo irracional a la oscuridad, pero ahora CIERRO la puerta, no vaya a ser que los más profundos e intensos miedos de mi vida entren si dejo la puerta abierta!

Y vosotros, ¿a qué le tenéis un miedo irracional?

Que tengáis buen lunes, soñadores!

Un saludo!

Martasky

Anuncios

4 comentarios en “Puertas abiertas

    1. Me alegro que te gustase. Yo creo que lo peor de ser un adulto es darse cuenta de lo que supone serlo pero lo mejor es que siempre podremos sacar al niño que fuimos y hacerle participe de nuestra identidad como adulto, no? Da miedo crecer cuando se es adulto pero cuando eramos niños estabamos deseando crecer.

      Gracias por pasarte! Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s