Viaja hasta que se llene la memoria.

¿Nunca habéis querido viajar a un grato recuerdo y volver a experimentarlo de nuevo? ¿Creéis que volveréis a sentir lo mismo?

Hoy estaba divagando sobre este tema. Los viajes en el tiempo son tan peligrosos que por eso creo que es mejor dejar que tiempo actúe según su razón. Con esto me refiero a que, muchas veces tenemos en la memoria recuerdos de vivencias magníficas y que nos gustaría volver a experimentar, pero es probable que si volvemos a esos recuerdos tal y como los vivimos descubramos sentimientos que dejamos ocultos y que nos estropeen ese bonito recuerdo.

¿Nunca lo habéis pensado?

Os voy a decir una forma de viajar en el tiempo y que suele hacer caso a esto que os digo:

La memoria olfativa, o sea, lo que nos recuerdan los olores que conocemos, tiene el poder de trasladarnos en el tiempo a lugares y momentos. Puede recordarnos una vivencia feliz o puede ocasionarnos tristeza. Pues bien, hace escasamente un mes y medio que me he mudado a mi ciudad natal y tuve la oportunidad de visitar el barrio donde viví mi infancia.

Recordaba con cariño cada detalle, hasta que el olor de los alcantarillados llenó mi nariz. Y sí, recordé ese olor. Es más, lo olí y pensé: Así olía mi barrio, ¿por qué no lo recordaba? Y aunque volver a ver mi antigua casa, mi colegio y el parque donde jugaba me trasladó a aquellos maravillosos días, el olor de las alcantarillas estropeó ese recuerdo.

Pasa igual con la memoria gustativa. Esa memoria que te hace viajar a la cocina de tu abuela cuando pruebas un caldo o un plato que sabe como los que preparaba ella o como cuando tienes antojo de un fosquito, porque de pequeña te encantaba y lo pruebas años después y ( sonido de cristales rompiéndose) ¿Qué le ha pasado al fosquito? ¿Realmente sabía tan mal o es mi boca? Y adiós a otro recuerdo entrañable que se ha roto en pedacitos.

¿No os ha pasado?

En fin, que estos viajes en el tiempo no se pueden controlar, porque es inevitable encontrarte con alguien en la calle que lleve el mismo perfume que llevaba tu ex o que te den a probar una comida que hacía tiempo que no comías y te encantaba y que sea una porquería.

Lo que sí podemos evitar es ese afán por querer construir una maquina del tiempo que nos lleve a ver como eramos de pequeños o que nos diga como seremos en el futuro, si es que aún estamos allí. ¿No?

Lo mejor, creo yo,  es vivir el momento y tener presente siempre que lo que somos ahora es gracias a lo que hicimos en el pasado y que si hay algo que no nos gusta, podemos intentar cambiarlo ahora, no ayer, ni mañana.

Y vosotros ¿viajaríais en el tiempo?

Anuncios

2 comentarios en “Viajes en el tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s