cuentos·escribir·La vida

El calor del hogar.

brown beside fireplace near brown wicker basket
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Se despertó temprano aquella mañana de Navidad y con la vista fijada en el techo y el calor de las sábanas mezclándose con el olor de la leña quemada de la noche anterior, cogió aire y llenó sus pulmones con el espíritu navideño.

Las risas, el calor, los villancicos en familia, el empacho a turrón y el recuerdo de los discursos aderezados con alcohol le sacaron la primera sonrisa de la mañana.

Se levantó y se enfundó en su bata nueva de la que todavía colgaba la tarjeta: “Espero que te guste, felices fiestas. Te quieren mamá y papá.” Otra sonrisa se dibujó en su rostro y se dirigió a la cocina a por un café.

Todo estaba en calma, los primeros sonidos de la mañana empezaban a aparecer tímidamente. Se sentó a la mesa y se puso a leer los mensajes de WhatsApp.

Mientras bebía el café y le daba un mordisco a un cruasán reseso, sonreía con los vídeos de la noche anterior.

“Porque el año que viene puedas llenar el asiento vacío”.

“No sabes lo que te estás perdiendo, el próximo año tienes que venir.”

“Sin ti no es li mismo, te echamos de menos.”

“Feliz Navidad, tú. Ya no trabajes tabto y ven a darle la sorpresa a mamá”.

El calor de las lágrimas atravesando sus mejillas y empapando su sonrisa le devolvieron de nuevo a la mesa de la cocina y a la soledad de otra Navidad sin el mejor de sus regalos: su familia, su gente, el calor que sólo ellos podían otorgarle.

Se limpio las lágrimas, dio un sorbo grande al café y abrió el chat de WhatsApp que ponía “mamá”. Apretó el icono de videollamada y esperó.

Sus sonrisas se cruzaron en la pantalla y atravesaron los miles de kilómetros que les separaban transformándolas en abrazos y miradas cómplices.

“Feliz Navidad” dijeron al unísono y las sonrisas mitigaron el dolor de la separación convirtiéndolas en el calor que sólo ellos podían otorgarse a pesar de encontrarse a kilómetros de distancia.

Martasky.

Feliz Navidad para todos, soñadores y recordad que aunque no podamos estar con los nuestros en estas fechas, los recuerdos y su cariño son el calor que nos mantiene unidos a pesar de la distancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s